Y llegamos a Guatemala

Y bajamos del avión junto a los componentes del conocidísimo grupo de rancheras música norteña, balada y cumbia Bronco.

Y quien nos esperaba en el aeropuerto nos felicitó nuevamente por la Eurocopa. “Gracias, gracias, pero yo no he hecho nada”. Si en España el fútbol se vive de manera intensa, aquí parece que más.

Y había huelga de conductores de autobús. Ya nadie quiere ser piloto de bus. Si no pagan las extorsiones de los pandilleros los ultiman. Muy fuerte.

Y recorrimos el centro de Ciudad de Guatemala pasando por el Congreso y el Ministerio de Educación, así como por el Banco de Guatemala (en la imagen superior) cuya fachada fue diseñada por el artista revolucinario Guillermo Grajeda Mena, hasta recoger al quinto ocupante del carro que nos llevaría a Santiago Atitlán.

Y allí nos dirigimos, pasando cerca de Antigua, atravesando la región de Chimaltenango, por una carretera con muchas curvas, con pocos coches, con mucha niebla. Cruzamos pueblos que viven a lo largo de la carretera, con sus puestos ambulantes de plátanos con crema, de tamales, de chuchitos…
Y llegamos a Santiago, un año después…

… a Atitlán, cerca del agua; a orillas del lago más bello del mundo, según Hemingway; al que quieren convertir en una de las 7 maravillas del mundo. Aunque según la jefa lo tiene difícil; hay demasiados techos de uralita que afean el paisaje.
Esto es lo que se ve al salir de mi habitación.

La bandera de Castilla-La Mancha la habían puesto nuestr@s compañer@s atitecos antes de que llegáramos. El volcán que tenemos en frente se llama San Pedro. Si giramos la mirada unos grados a la derecha se divisa el Lago.

Contrastes Atitecos

¿Qué es un contraste? Voy a buscar en la Real...

POR Y PARA LAS PERSONAS

Hoy no me voy a ir por las ramas, hoy...

Leave your comment

*