Carta desde Guatemala

Escrito por Mª Carmen Hervás Díaz, joven cooperante en agosto de 2009.

Querido amigo, madre, compañero, hermano… no he tenido apenas tiempo para comunicarme contigo pero ahora tengo la oportunidad de contarte en unas líneas lo que estoy viviendo.

Es difícil transmitir mediante letras y palabras las sensaciones y emociones que recorren mi cuerpo. Es triste pensar que solo de este modo y a través de mis ojos y mi boca puedas conocer otro mundo. Pero es una fortuna que ahora pueda escribir esta carta y que tú la puedas estar leyendo.

Ojala pudieras escuchar el sonido de los niños en la calle, disfrutar del olor de otra vida, observar el caos ordenado de esta comunidad, sentir la cercanía a través de la diferencia.

Ojala pudieras comparar vidas, aprender a sacar un nuevo gesto tras descubrir una mirada perdida. Saber que poco puede ser mucho y que mucho a veces sea poco. Vivir la sensación de querer y no saber o poder.

Ojala algún día puedas entender que no todo es como lo hemos aprendido, que nuestra casa, no es la casa; que nuestra familia no es la familia; que nuestra escuela no es la escuela; que nuestra sonrisa no es la sonrisa… y que nuestra vida no es la única vida. Ojala que algún día lo entiendas.

Amigo, madre, compañero, hermano aquí termina mi carta, debo seguir exprimiendo el tiempo.

La vida no es como la has visto en el cine, pero nuestra historia si.

Contrastes Atitecos

¿Qué es un contraste? Voy a buscar en la Real...

POR Y PARA LAS PERSONAS

Hoy no me voy a ir por las ramas, hoy...

Leave your comment

*