Experiencia de un docente solidario en Guatemala


Desde hace más de un año comenzó mi inquietud para intentar participar en el proyecto Docentes Solidarios (DS) que la ONG Educación por un Mundo Igualitario y Sostenible (EMIS) desarrolla en Guatemala desde hace unos años (búsqueda de información, funciones a desempeñar, formación, requisitos generales necesarios, …).
Después de 3 semanas de estancia en el país centroamericano, puedo decir que la experiencia ha sido magnífica por varios motivos.
Después de unos días de conocimiento de la zona de Sololá, los DS empezamos nuestra andadura por la escuela donde desarrollaríamos nuestra labor.
La escuela de Primaria de Agua Escondida (en San Antonio Palopó) fue donde estuve, en el grupo de 1º de Primaria “A”, con la seño Demetria. Una zona donde se habla el español y el cakchiquel y una escuela donde los niños son muy amables y agradecidos. Desde el primer momento, se mostraron abiertos e integradores conmigo, al igual que la familia de la seño, en San Andrés Semetabaj, donde vivía y dormía.
En las escuelas se puede ver la carencia en contenidos referentes a la lectura y comprensión, junto al aspecto matemático. Pero también la falta de recursos con que cuenta la escuela rural y la buena predisposición del alumnado para aprender y de los docentes para enseñar, además de la predisposición del sistema educativo para preparar y llevar a cabo varios días conmemorativos referentes al Día del Maestro, de la Hispanidad, de la Independencia, Olimpiadas Deportivas, exhibiciones de gimnasia, bailes, …

Pero lo que más me ha llamado la atención no han sido las características del “currículo educativo formal”, sino otros aspectos como la gran amabilidad de la gente guatemalteca, de los maestros, de los alumnos,  de las familias que he conocido y he tenido la oportunidad de platicar con ellas, los alimentos y comida de allí, la aldeas y pueblos que rodean el lago Atitlán, los maravillosos paisajes naturales que se pueden observar desde cualquier punto y la espesa vegetación que los componen, las tradiciones de Santiago de Atitlán (feria, fiestas, santos, religión, costumbres, comidas, …), los colores vivos de todos los estímulos que nos ofrece el país, los medios de trasporte, … Es decir, la gran variedad de aspectos culturales y tradicionales de un país con una gente increíble.
Es difícil poder ayudar y actuar en menos de 3 semanas en una estructura educativa y social de una zona concreta. Por lo que lo más importante para mí, es la gran experiencia personal que he podido vivir, dándome cuenta de las características con las que convive diariamente una sociedad que tiene necesidad de recursos para crecer y desarrollarse adecuadamente (analfabetismo, baja escolarización, fracaso escolar, pobreza, bajos recursos económicos, falta de acondicionamiento en viviendas familiares, escasa oferta laboral,…) y, aún así, se muestran solidarios y comparten lo que pueden con otros.
Por último, sólo resaltar la gran labor que desarrolla esta ONG en la Educación del distrito de Sololá en este país, con una planificación en sus actuaciones y posterior seguimiento para la mejora de la calidad educativa. Por ello, animo a todo docente que tenga alguna inquietud, en este sentido, a conocer esta realidad que se vive en Guatemala, ya que la experiencia vivida será muy gratificante e inolvidable.
José Manuel Rozalén Olviver- Docente Solidario 2014

 

Convocatoria Docentes Solidarios 2015

Proyecto: Docentes Solidari@s 2015Docentes Solidarios 2014 en GuatemalaEl equipo de...

Escuela de Paztilin Abaj: Proyecto terminado

En Agosto del 2013 iniciamos la ejecución de este proyecto...

Leave your comment

*